Mostrando 1–12 de 27 resultados

Platos y bebedero para gatos.

Materiales, colores y diseños variados.

Tenemos dispensadores para que siempre tengan agua y comida disponibles.

Platos interactivos con entretenimiento adicional.

Alimentadores para que el gato tenga que hacer un esfuerzo mental al sacar la comida con movimientos de sus patas y su cabeza.

Disponibles en Quito, Guayaquil, Cuenca, Ambato, Machala, Manta, Ibarra, Riobamba, Esmeraldas y todas las ciudades del Ecuador.

Los comederos para gatos están hechos principalmente de plástico, acero inoxidable, porcelana, cerámica, vidrio y melamine.

Los comederos de acero inoxidable y plástico son muy aceptados por los gatos.

Los platos, dispensadores o bebederos, deben limpiarse diariamente para evitar el desarrollo de bacterias.

También asegúrese de cambiar el agua regularmente y de tirar la comida si su mascota no la ha comido.

Los cuencos tradicionales suelen ser redondos. Son aptos tanto para agua como para alimentos. Pero tambien tenemos en muchas formas como con cara de gato o forma de huella.

Hay cuencos simples o cuencos dobles disponibles en muchos colores (blanco, azul, gris, rosado, verde etc.)

Para proteger tu suelo cuando tu mascota come o bebe la mayoria de los platos tienen gomas anti deslizantes en la base.

Otra opcion son los platos dispensadores de comida para gatos se adaptan perfectamente a las necesidades de los gatos.

Los gatos deben usar mucho tiempo en comer. Distribuir solo 1 o 2 comidas al día puede ser responsable de la ansiedad y la frustración.

Con los juguetes dispensadores el gato no puede comerse su ración directamente como en un bol clásico, sino que debe ir recuperando las croquetas una a una para poder comérsela.

Esto ralentiza considerablemente la ingesta de alimentos de tu gato y lo mantiene ocupadopor mucho más tiempo y entretenido intentando comer todo.

Los distribuidores también estimulan la actividad de los gatos y desarrollan sus habilidades y capacidad mental.

Estos juguetes también reducen la ansiedad y el aburrimiento, especialmente en gatos de apartamento para quienes el ambiente no es muy estimulante.